Un juego de la seducción

NH Collection Amsterdam Doelen

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

“El reto ha sido trabajar dentro de un edificio clásico cuando NH Collection se caracteriza por el gusto moderno de sus interiores. El resultado es un lujo contemporáneo. Se ha colaborado con los mejores expertos para asegurar que el nuevo diseño encajaba como un guante en el espíritu del edificio. También para no cambiar o alterar el vestíbulo, la escalera o las zonas comunes en las distintas plantas y que luzcan tal como las ideó el arquitecto J.F. van Hamersveld.”

Confortable y cosmopolita: El lobby bar es el lugar para relajarse y disfrutar de una copa o un libro.

Al traspasar la entrada –cómo no, por una puerta giratoria de madera– del NH Collection Ámsterdam Doelen nos encontramos con que, en su hall, se han recuperado los suelos y balaustradas originales de mármol de Carrara. A las molduras de las paredes y a los ornamentos dorados –al gusto del siglo XIX– se les ha devuelto su brillo original y se han recuperado lámparas de araña originales.

Y es en este espacio, donde podemos imaginar a la Emperatriz de Austria y donde empezamos a encontrarnos guiños actuales como una impresionante lámpara de esferas, compuestas por mil bombillas, que nace en el techo de la quinta planta, recorre el hueco de escalera y aterriza en la entrada, creando un puente entre el pasado y el presente.

An updated classic: Its spirit has been preserved in a contemporary language

Un clásico actualizad: Su espíritu ha sido preservado con un lenguaje contemporáneo.

Fascinante: El techo del vestíbulo y la recepción es uno para los libros.

La guarida de Sissi –hablamos de su mítica suite en planta de entrada– conserva su techo en madera policromada, su alto zócalo y la imponente chimenea en madera oscura. El hogar aún mantiene los azulejos en azul y blanco originales. El peso de la historia está presente.

En resto de las suites y habitaciones, en cambio, todo es inmaculado, puro, esencial. La luz que se filtra por las ventanas, la gama de colores en grises y blancos rotos, las maderas en tono miel de los cabeceros y de los muebles auxiliares y el contraste del mármol blanco contra el bronce crean una atmósfera zen. No hay excesos. Conservan peculiares detalles, como los grandes rodapiés rematados por un cordón de seda en rojo “collection”, que aumentan su atractivo, su calidad. Las cortinas de fino algodón que juegan con la transparencia contrastan con los ricos terciopelos metalizados de las butacas de inspiración Art Decó. La perfecta armonía solo se rompe, juguetonamente, por una lámpara en cristal rojo o las fotografías que reproducen, irónicamente, azulejos de Delft y que rematan el mueble bar.

Blanco, puro, esencial…: Las habitaciones crean una atmósfera luminosa.

Los baños recuperan los mármoles de carrara del hall en las paredes y para los suelos se emplea cerámica en blanco y negro. Cuentan con “amenities” exclusivos, elaborados expresamente para NH Collection a partir de productos escogidos de la más alta calidad, potentes secadores profesionales, duchas con diferentes tipos de chorro –lluvia, masaje activo, jet…–. Amplias y cómodas, todas las duchas cuentan con un moderno dispositivo de la marca Hansgrohe que permite encenderlas y apagarlas con solo presionar un botón.

El lobby bar es la representación de cómo se imagina una empresa líder en el arte de recibir, un club del siglo XXI. Elegante, luminoso, sofisticado… Y, cómo no, confortable. Su atmósfera cosmopolita se logra a través de detalles como sofás de terciopelo, que respiran el espíritu de los años 30, en contraste con las modernas mesas Pion, creadas por la diseñadora francesa Ionna Vautrin. Se recupera la cultura del cóctel de mediados del siglo pasado con una barra construida en maderas nobles, mármol y latón.

Íntimo y personal: Se ha concebido para hacer sentir bien.

Si la soberbia arquitectura del edificio ha sido mantenida –cuando no enriquecida– con molduras y escayolas, que nos hacen viajar a otro tiempo, el contrapunto se ha buscado con modernas luminarias firmadas por grandes diseñadores del siglo XXI, entre ellos, el codiciado Michael Anastassiades –de quien se han escogido sus icónicas lámparas IC, una moderna reinterpretación de un globo de cristal con brazo de latón–, o Gerhard Reichert y Michele De Lucchi –cuyas lámparas Logico Parete, alumbran los pasillos del hotel–.

 

Subir y bajar las monumentales escaleras del hotel es la ocasión para descubrir unas vidrieras del siglo XIX que ocupan lo que originariamente fue la torre de vigilancia de la antigua muralla.

 

Deje que el NH Collection Ámsterdam Doelen le cautive con su síntesis armónica y elegante de lo antiguo y lo nuevo, diseños y tejidos cuidadosamente seleccionados, y siéntase a gusto en su exquisita atmósfera.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.